info@cienfuegosverde.org
Expand search form

Cienfuegos Verde

Bosque y Comunidad

Una jagua en el jardín de Toqui

Una jagua en el jardín de Toqui

Por: Miliada (Mili) Hernández García

En estos tiempos que corren, cuando parece que ya no podemos con la presión de cambiar nuestras rutinas, las visitas al Caunao de Yaima, y plantar un árbol, han sido dos de las  alternativas más satisfactorias que he experimentado. Pensando en el patio de mi amiga y en cómo escribir una noticia sin que me acusen de hacer prosa poética, estuve atada casi una hora delante del teclado, sin dar con un buen comienzo para contarles la última colaboración de Cienfuegos Verde. Supuestamente, debía ser un texto en tercera persona y quizás esta vez solo logre una rara poción de romance e historia; y entrometerme.

El día escogido fue el 22 de abril, demasiadas combinaciones para dejar pasar esa fecha sin plantar una jagua –dirían Harlem y Yordenis. Además del aniversario 202 de la Fundación de la Colonia Fernandina de Jagua, desde 2009 la Organización de Naciones Unidas declaró esa fecha como el Día Internacional de la Madre Tierra [1], la Pachamama (que deriva del quechua Pacha: mundo o tierra, y Mama: madre), entendida “no solo como el planeta, sino como la naturaleza que está en contacto con las personas permanentemente y protege al ser humano permitiéndole vivir con sus aportes de agua, alimentos, etc.” [2]

La madre tierra es, desde la apreciación indígena, nuestra protectora y así rige las leyendas de la Marilope y de Jagua. En la primera, un rayo divino eliminó a “El Temerario” e hizo brotar una flor color oro donde había caído Marilope [3]; y en la segunda, fue el fruto de un árbol quien dio origen a la primera mujer: la amada de Caunao, nuestra Jagua. Los mitos y leyendas que llenan de magia el origen del hombre y la mujer, en esta tierra tan cercana al mar, también colocan en perspectiva los poemas y enterezas alrededor de cuanto hacemos y somos.

Justo en ese camino, Cienfuegos Verde encontró el mundo mágico de Ana María Salas. En una casona que se ha convertido en un verdadero complejo cultural y alimentario autosuficiente, la creadora de Toqui (otra leyenda para nuestra generación), accedió a completar el conjuro que propició la plantación de la séptima jagua. En el espacio que la escultura del títere invita a su izquierda se planificó todo el proceso y allí también descubrimos una especie de altar a Marilope; y acompañamos a Ana en sus viajes por el imaginario de los niños indígenas que la inspiraron, en aquel Ecuador donde construyó su primera casa de adobe.

Los preparativos se habían realizado con al menos diez días de antelación, ritmo que se ha convertido en una constante del grupo para echar andar y sostener el proyecto Una jagua para Jagua. Se realizaron algunas visitas previas para concertar todos los detalles, entre ellos, abrir el hoyo. Lo cierto es que el 22 todo estuvo listo y todavía Yoel no se rendía en su misión de “interrogar” a la anfitriona. Cabe aclarar que Yoel es el único miembro de Cienfuegos Verde que ostenta una foto con el Toqui que tantas ilusiones nos contó (parafraseando).

En general, creo que ese día, desde que traspasamos la verja, encontramos el umbral que conduce a la comprensión más cercana que haya tenido hasta hoy de la Pachamama. Sin dudas, un lugar de confluencias. Allí, a la sombra de una palma real, atributo de Cuba, se plantó el árbol atributo de la ciudad de Cienfuegos. Solo nos queda trasmitir nuestro agradecimiento a Ana María Salas por abrir las puertas de ese espacio y por permitirnos entrar en la casa de Toqui a hacer lo que es casi una misión de todo el que va: plantar un árbol. Enhorabuena por el Guardián de la Vida, así nombró Ana a la jagua.

 

Fuentes:

[1] https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-madre-tierra

[1] https://www.greenpeace.org/argentina/blog/issues/bosques/dia-de-la-pachamama-es-nuestra-madre-y-tambien-es-la-madre-del-mundo/

[2] http://bohemia.cu/cultura/2019/08/marilope-la-flor-de-cienfuegos/

[3] https://yucayo.com/leyenda-de-jagua/

 

Acerca del autor:

Información sobre los comentarios:

- Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
- No se admiten ofensas, frases vulgares, palabras obscenas, ni comentarios sobre religión y política, incluido política agraria y forestal.
- Nos reservamos el derecho de no publicar los mensajes que se aparten del tema a colación.

7 comentarios

  1. Fue todo muy mágico, desde el lugar, el cariño y las palabras de Ana, el plantar una Jagua a la sombra de la Palma Real y rodeada de Marilopes. Fue una inyección de mágia para Cienfuegos Vede, para multiplicar las buenas ganas y seguir haciendo bien. Vuelvo a leer el articulo y me parece estar en el lugar nuevamente, muy hemoso… gracias a Mili…

    1. Fue la conspiración perfecta, y creo q por no aburrir no hablé del estanque… después me cuentas más de las carpas chinas 😉, abrazo

  2. La magia narrativa de Mili nos recrea ese hecho con que, desde el Grupo, se le rindiò sentido homenaje a Cienfuegos en sus 202 y a la creadora de nubes Ana Marìa Salas.

    Este, el sèptimo arbolito del Proyecto “Una jagua para Jagua”, podrìa marcar un nuevo derrotero en nuestras pretensiones, que serìa: llegar hasta los espacios privados que acojan con candor el proyecto.
    ¡Enhorabuena!

    Felicidades Cienfuegos
    Felicidades Cienfuegos Verde
    Felicidades Mili

  3. Una cábala, para seguir en la introspección: siete es el número que ejerce el poder secreto y conecta las fuerzas espirituales con la naturaleza, también se asocia con la vida del hombre de mar. La nuestra fue la séptima jagua

  4. La narración nos hacé vivir toda la faena, sentir el sudor y fatiga de tan noble labor que realizan por un Cienfuegos más verde

  5. Nos encanta Cienfuegos Verde y nos encanta Ana María y su vergel.
    Ahora su jardín tiene otra excusa para ir a visitarla y nutrirnos de ella.
    Felicidades por esta nueva maravillosa aventura.

  6. Un fuerte abrazo a Cienfuegos verde y mis expresas felicitaciones a la compañera autora que nos ofrece una noticia muy bella y muy bien construida desde la experiencia del fomento de ese símbolo que es la Jagua para la cultura local de la cuidad y todo un territorio al centro sur de la isla mayor del caribe insular. Gracias y felicidades siga regalándonos estas maravillas.

    Milian Rodríguez-Lima
    El mas sagüero de los cienfuegueros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe en tu buzón las nuevas publicaciones.

×